patentes

Un nuevo antecedente local en materia de propiedad intelectual nos recuerda la importancia de proteger antes de divulgar

En fecha reciente, el Juzgado Federal N° 2 de Rosario, dictó sentencia definitiva en autos:  “vesta-sa-c-balanzas-hook-sa-s-nulidad-de-marca”, expte. 10030/B-2010 en una contienda judicial que mantuvieron durante muchos años dos empresas de la zona en relación a la propiedad intelectual sobre modelos de celdas de carga (balanzas).

Parte de la discusión versó sobre un modelo de celda de carga -que por su forma se adaptaba a tolvas autodescargables-, sobre el cual el demandado detentaba los derechos de patentes y el actor un modelo industrial registrado.

La posibilidad de que dos personas sean titulares de derechos intelectuales diferentes sobre un mismo objeto, sólo sería viable si alguna de ellas hubiera obtenido dicha titularidad en forma derivada, de manos de su legítimo creador.

Lo que resulta a todas luces imposible es que dos personas diferentes hubieren desarrollado el mismo producto, aún cuando luego lo protejan por regímenes diversos. Ello sólo podría obedecer a una “casualidad milagrosa”, tema sobre el cual la jurisprudencia ya se ha pronunciado en más de una oportunidad.

Esto sucedió en el caso de autos, donde ambas partes alegaban ser creadores del objeto y acreditaban tal circunstancia con los registros antes aludidos.

Producida la prueba, quedó acreditado que la actora había comercializado los productos en pugna con anterioridad a los dos registros invocados. Ello motivó la declaración de nulidad no solo de la patente pretendida por la demandada sino también del propio modelo industrial de la actora.

En el primer caso, la patente fue declarada nula por ausencia del requisito de novedad, toda vez que la demandada había registrado un desarrollo ajeno.

En el segundo supuesto, también fue declarado nulo el modelo industrial de titularidad de la actora, por haber sido anticipado el desarrollo por ella misma antes de registrarlo.

Esto nos lleva a recordar, una vez más, la importancia de proteger los desarrollos intelectuales antes de lanzarlos al mercado o difundirlos de cualquier modo, pues, la propia actividad del inventor puede también atentar contra sus legítimos derechos.

modelo-patente

Una vez difundidos, los desarrollos ya no serán pasibles de ser patentados, de ser protegidos por modelos de utilidad ni por modelos y diseños industriales, pues todos estos sistemas requieren NOVEDAD como condición esencial para su procedencia.

En el caso de las patentes y modelos de utilidad, sólo se permite registrar habiendo el creador divulgado por cualquier medio la invención, si el registro se solicita dentro del año posterior a dicho acto para las patentes y 6 meses para los modelos de utilidad (arts. 5 y 55 ley 24481).

En relación a los modelos y diseños, el Decreto 6673/1963 sólo admitía como excepción a la pérdida de novedad la exhibición del producto en exposiciones o ferias realizadas en la Argentina o en el exterior, siempre y cuando se solicitara la protección dentro de los 6 meses posteriores.

Con la reciente modificación del Decreto de Necesidad y Urgencia 27/18, se extendieron los supuestos de excepción a la pérdida de novedad a cualquier tipo de publicación o explotación pública de un modelo o diseño por parte del autor (no sólo en ferias y exposiciones), siempre y cuando se solicite su protección en el plazo de 6 meses. Vencido dicho plazo, si bien nuestro ordenamiento prevé un sistema de mero depósito y por ende el título será expedido sin control de cumplimiento de requisitos de fondo, se tratará de un derecho susceptible de ser declarado nulo, tal como sucedió el fallo que comentamos.

A tener en cuenta estos plazos para no tirar por la borda tanto esfuerzo!

Rosario, junio de 2018

Share via email
Share on Tumblr

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Top